25Mar
2018
Escrito a las 4:02 pm

Artículo publicado en La Nueva España el 23 de marzo de 2018

La globalización y la digitalización de la economía han abierto nuevas áreas de crecimiento y de innovación, ampliando así las oportunidades para mejorar nuestro nivel de vida y la prosperidad de nuestras sociedades. Sin embargo, no todos los ciudadanos pueden beneficiarse por igual de esta expansión y el debilitamiento de la capacidad redistributiva de los sistemas fiscales nacionales, ante la movilidad global de las bases imponibles, está conduciendo a un aumento de las desigualdades, a la erosión de la cohesión social y, además, se está tensionando la propia estabilidad de nuestros sistemas democráticos. Es urgente, pues, rediseñar nuestros sistemas fiscales para recuperar la capacidad redistributiva y reafirmar la legitimidad social del modelo socio-económico en Occidente.

Europa es muy consciente de estos retos y en estos años la Comisión Europea, especialmente el comisario socialista de Hacienda, Pierre Moscovici, junto al grupo socialista en el Parlamento Europeo, han activado una agenda ambiciosa para recuperar esa capacidad tributaria que los Estados-nación han ido perdiendo de la mano de la expansión de la economía global. En este sentido, Europa ha aprobado en esta legislatura iniciativas legislativas para forzar a las grandes multinacionales a tributar en los países donde efectivamente obtienen sus beneficios, evitando así la elusión fiscal y combatiendo los tax-ruling a través de la política de competencia, ha adoptado una lista negra de paraísos fiscales, ha avanzado en la lucha contra el fraude fronterizo del IVA y, en estos momentos, el Consejo discute dos directivas para armonizar y consolidar la base imponible del impuesto de sociedades, paso previo a la fijación de un tipo mínimo.

En este último dossier, el Parlamento ya ha respaldado ampliamente la propuesta de la Comisión y le toca ahora al Consejo, es decir, a los Estados miembros, alcanzar un acuerdo definitivo que elimine el arbitraje impositivo que las grandes empresas realizan aprovechando las distintas regulaciones contables entre países. La presión sobre el Consejo es enorme y espero que llegue a buen puerto.

En todo caso, ayer miércoles Moscovici presentaba un nuevo paquete legislativo para abordar los retos que plantean especialmente las empresas digitales. Los Facebook, Amazon, Google, eBay, Uber son ejemplos claros de empresas digitales con apenas presencia física en los territorios que pueden eludir muy fácilmente el pago de impuestos. Los beneficios de estas compañías pueden atribuirse de una manera sencilla a sus filiales en países con muy bajos impuestos con independencia de la jurisdicción donde prestan sus servicios y esto genera no sólo una reducción de los ingresos tributarios sino también una competencia desleal entre las compañías off-line y on-line.

Para ello, la Comisión ha propuesto una revisión adicional de su directiva para la consolidación y armonización del impuesto de sociedades, pero además ha adelantado un nuevo impuesto temporal sobre la facturación, no sobre los beneficios, que pueda capturar esa creación de valor hasta la constitución de un marco impositivo en sociedades homogéneo. Ese nuevo impuesto recaería sobre la prestación de servicios de publicidad o el uso comercial de los datos obtenidos en las redes, así como sobre las plataformas digitales donde se intercambian bienes y servicios. Ambas actividades pueden territorializarse de manera sencilla dado que la base imponible estará determinada por la facturación obtenida donde el usuario reside, y no sobre las ventas computadas por la sede fiscal de la compañía. Además, la Comisión ha emitido una recomendación para revisar los tratados de doble tributación para homogeneizar este tratamiento fiscal dentro y fuera de la Unión Europea. Moscovici ha propuesto un tipo impositivo del 3 por ciento sobre la base de la facturación territorializada lo que podría suponer unos 5.000 millones de euros anuales para las arcas de los Estados miembros.

A partir de ahora, Parlamento y Consejo discutirán esta nueva propuesta que mantiene el pulso de esta Comisión en la lucha contra la evasión y elusión fiscal, liderada por el socialista Moscovici. Necesitamos recuperar la capacidad redistributiva de los sistemas fiscales y ello solo podremos hacerlo a través de Europa. Nuestro modelo social y la estabilidad de nuestras democracias dependen de ello.

Dejar un comentario

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






    la dirección de correo a la que llegarán los emails.

    Ver política de privacidad y aviso legal