Coloquio con estudiantes de la Universidad de Oviedo

Siempre resulta muy enriquecedor dialogar e intercambiar impresiones con los más jóvenes. En este caso, lo he hecho con los estudiantes del Grado en Comercio y Marketing de la Universidad de Oviedo, en el marco de su asignatura de Relaciones Internacionales y Derecho Económico Internacional, impartida por mi amigo Javier Ballina.

En el encuentro -telemático, como todos en estos tiempos-, he querido romper el hielo invitando a los alumnos a compartir su visión sobre el momento actual en la Unión Europea (UE), así como su situación personal durante el confinamiento.

Tras este primera toma de contacto, he intentado transmitirles la necesidad de juzgar las decisiones que toman las instituciones europeas, con las que se puede estar o no de acuerto, sin por ello cuestionar el proyecto europeo en sí mismo. Un proyecto que no es más que la materialización de una vocación de integración política que se remonta varios siglos atrás, apoyada en la unidad cultural que conforman los países del Viejo Continente.

Asimismo, les he invitado a reflexionar sobre las diferencias y semejanzas de los problemas de la UE y los de nuestro país. Lo cierto es que son realidades con bastantes similitudes, pero con una salvedad: aunque a ambos niveles es difícil alcanzar acuerdos, lo habitual en Europa es que se termine encontrando un consenso, a diferencia de lo que habitualmente ocurre en España.

En la sesión de preguntas y respuestas, en la que varios estudiantes se han animado a plantear sus inquitudes, hemos hablado de la respuesta europea a la crisis del coronavirus, de la situación de hibernación que atraviesan todas las economías de la UE y de los llamados «rescates» europeos.

He disfrutado mucho de este rato compartido con Javier Ballina y sus estudiantes, a quienes agradezco su atención e interés. ¡Espero poder repetir muy pronto!

Comparte tus pensamientos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.