Conversación virtual con estudiantes universitarios

En la mañana de hoy he participado en un diálogo telemático con estudiantes de cuarto curso del doble grado en Relaciones Internacionales y Global Communication de la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE. Ha sido un interesante coloquio en el que he tratado de presentar ante este grupo de jóvenes a la Unión Europea no como un espacio de cesión de soberanía, sino de recuperación de la misma.

Esta reflexión se inscribe en un contexto, el que vivimos desde la crisis económica desatada en el año 2008, en el que las sociedades occidentales han perdido su confianza en la acción colectiva como vía para afianzar sus derechos. Esta situación es fruto del desarrollo de los mercados globales, que ha tenido muchas consecuencias positivas pero, a su vez, ha provocado que los Estados-nación se vean muy limitados a la hora de afrontar los grandes retos del siglo XXI. Ante esto, surgen dos opciones: por un lado, el repliegue nacional y la vuelta a los países como único espacio de toma de decisiones, opción defendida por los partidos de extrema derecha en el Parlamento Europeo, y, por otro, la opción que defendemos populares, liberales, verdes y socialdemócratas en la Eurocámara, por la cual asumimos que el Estado-nación no es capaz de responder a los grandes retos de la globalización y, por ello, entendemos que la UE es el espacio en el que recuperar esa soberanía perdida.

A partir de ahí, lógicamente, existen diferencias entre los planteamientos de cada familia política. Desde la familia socialdemócrata, a la que pertenezco, defendemos la utilización de las instituciones comunitarias para mantener la economía social de mercado, el Estado de bienestar y el estado de derecho. En definitiva, nuestra acción política como grupo parlamentario parte de la premisa de que solo a través de la UE y sus instituciones lograremos mantener la cohesión social, la libertad económica y la libertad política que caracterizan a las sociedades europeas desde el fin de la II Guerra Mundial.

En el contexto de la crisis del coronavirus, la UE está dando pasos en este sentido, a través de la emisión de deuda comunitaria que financiará el programa de recuperación europeo. En términos institucionales, la puesta en marcha de este fondo constituye un salto histórico, que trabajaremos para que se asiente tras esta crisis y permita dotar a la Unión Monetaria del brazo fiscal del que adolece desde su creación y que los socialdemócratas europeos llevamos años reclamando.

Tras esta breve explicación, los estudiantes formularon sus preguntas sobre diferentes asuntos de actualidad europea y nacional, a las que estuve encantado de responder. Desde el inicio de mi andadura como eurodiputado, en el año 2014, siempre he creído que la labor pedagógica sobre el funcionamiento de las instituciones europeas y el trabajo que en ellas se lleva a cabo es una parte fundamental de mi trabajo. Así pues, ha sido un placer tratar de responder una vez más a esta parte de mi trabajo a través de este encuentro con estudiantes universitarios. ¡Hasta la próxima!

Comparte tus pensamientos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.