Curso de la Fundación Yuste sobre cohesión y solidaridad en la estrategia de recuperación de la UE y el MFP

En la tarde de hoy he tenido ocasión de participar como ponente en el curso virtual «Las políticas de Cohesión y Solidaridad en la Unión Europea». En este curso, organizado por la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, tengo el gusto de compartir cartel con figuras de la talla del expresidente del Gobierno Felipe González, el excomisario europeo Joaquín Almunia, el expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el actual presidente de esta comunidad autónoma, Guillermo Fernández Vara o la exdirectora del diario El País, Solegad Gallego-Díaz, entre otros.

Durante mi ponencia, bajo el título «Cohesión y solidaridad en el marco del plan de recuperación de la UE y el marco
financiero plurianual 2021-2027″, he hecho un repaso a la reacción de la Unión Europea a la actual crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, dividiéndola en dos grandes fases: un primer momento en el que se ofreció liquidez a los Estados miembros y se puso en marcha un ambicioso programa de compra de deuda por parte del Banco Central Europeo; y una segunda parte en la que se decidió apostar por una respuesta fiscal a través de la emisión de deuda común por primera vez en la historia comunitaria.

Es en esta segunda parte en la que nos encontramos actualmente: el Parlamento Europeo está inmerso en las negociaciones con el Consejo a fin de mejorar el acuerdo alcanzado por parte de los líderes de los veintisiete Estados miembros en la cumbre extraordinaria de julio.

Un acuerdo que es, sin duda, histórico y cambia la naturaleza de la UE, pero que necesita mejoras en algunos aspectos como la financiación dedicada a las políticas comunitarias (Erasmus +, Horizonte Europa o la Política Europea de Vecindad, entre otras) o la gobernanza del fondo de recuperación de la UE. En relación con el sistema de gobernanza, lo pactado en el Consejo establece un sistema de control que es casi exclusivamente intergubernamental, y que, por tanto, desde la perspectiva del Parlamento Europeo -única institución de la UE elegida directamente por la ciudadanía y garante del método comunitario- adolece de las credenciales democráticas necesarias.

Además de tratar de explicar de manera amena, breve y comprensible esta compleja cronología de decisiones, he respondido a las cuestiones planteadas por dos de los esudiantes que seguían el curso de forma telemática. Aunque me habría gustado podre responderles en persona y establecer un diálogo con ellos, creo que es fundamental poder contestar a las dudas e inquietudes de los ciudadanos sobre la política europea y su repercusión en la vida cotidiana de todos y todas.

En fin, ha sido un placer compartir este rato de reflexión más sosegada en esta frenética semana de pleno en la que el Parlamento debate y vota cuestiones tan importantes como la situación del estado de derecho y el colectivo LGTBI+ en Polonia, los recursos propios de la UE y, sobre todo, el debate sobre el estado de la Unión con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. ¡Seguimos trabajando!

Comparte tus pensamientos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.