Festival de la Sidra de Nava

Tras una semana de trabajo en Estrasburgo y Oviedo, este sábado he estado en Nava para acompañar a su alcalde, Juan Ceñal, y a los vecinos y vecinas del concejo en un acto junto a representantes del municipio bretón de Clohars-Carnoët, con el que llevan más de treinta años de hermanamiento.

Ha sido un bonito coloquio en el que hemos tenido ocasión de hablar de la importancia de estrechar lazos culturales, políticos y humanos entre pueblos y ciudades de distintos países de la Unión Europea. En definitiva, lo que nos une como europeos es mucho más de lo que nos separa, y este tipo de hermanamientos favorecen el enriquecimiento mutuo y el establecimiento de vínculos muy duraderos. El ejemplo de Nava y Clohars-Carnoët es, sin duda, paradigmático en este sentido.

El acto se enmarcaba, además, dentro del programa del XLV Festival de la Sidra de Nava, una de las grandes citas del verano en Asturias y Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1989. ¡Por muchos años más!

Comparte tus pensamientos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.