Terminando el año 2020

24 diciembre 2020
La nueva España 

Escribo estas líneas volando sobre Europa, desde Bruselas a Madrid, para saltar después a Asturias. Regreso a casa tras cuatro largos meses ininterrumpidos en Bruselas, agotando un año con abundante trabajo legislativo, con el deseo de disfrutar con mi familia de estas singulares Navidades. Eso sí, con todas las medidas de seguridad requeridas. En el móvil, el correo con mi PCR negativo, a la espera de conocer, por cierto, si alguien me lo pedirá o no al aterrizar en Ranón.

Y mientras escribo estas líneas, recuerdo las dificultades del presente ejercicio, las semanas de confinamiento estricto en la pasada primavera y las medidas adicionales, más intermitentes, tras el verano para combatir la segunda ola del virus en toda Europa. En Bruselas, llevamos con la hostelería totalmente cerrada desde el mes de octubre, y así seguirá hasta nuevo aviso. El cierre se hace extensivo a muchos otros comercios, entre ellos, las peluquerías. Se puede imaginar, querido lector, mi primera cita de mañana (para usted, hoy).

El Parlamento se toma, estas navidades, un breve receso tras la aprobación de todo el marco presupuestario y legislativo necesario para viabilizar el apoyo europeo a todos los ciudadanos en el próximo año.

El Marco Financiero Plurianual para el largo periodo 2021-2027 aprobado, así como las cuentas ordinarias para el siguiente ejercicio. La emisión de deuda adicional de 750.000 millones de euros para financiar la recuperación, también ha sido. Entre ambos instrumentos, Europa casi dobla su capacidad de inversión, cuya transferencia a los Estados queda sujeta, en todo caso, al cumplimiento de los principios del Estado de Derecho, gracias al nuevo reglamento de condicionalidad democrática. Además, el reglamento para canalizar esa financiación a España, los 140.000 millones de euros de los que informa la prensa patria, han sido acordados también con el Consejo.

Respecto al Mecanismo de Transición Justa, clave para Asturias, ya están consignadas todas las partidas necesarias en los presupuestos. El texto legal del Fondo de Transición Justa está acordado entre Consejo y Parlamento. El reglamento para constituir el segundo pilar de ayuda, una facilidad de crédito para canalizar inversiones empresariales, se ha aprobado también en el marco del InvestEU. Y, por último, el reglamento para la facilidad de crédito a las administraciones públicas, sigue pendiente de algunos detalles con el Consejo, pero tiene ya la financiación asegurada.

Complementariamente, el Parlamento ha acordado el nuevo texto legal para el conjunto de los fondos de cohesión y ha incorporado una nueva aproximación a los retos demográficos en los Fondos de Desarrollo Regional. Se pactaron también las medidas transitorias para mantener las políticas agrarias, a la espera de aterrizar la nueva Política Agrícola Común (PAC). Además, se han mejorado notablemente los recursos para Erasmus+, así como los destinados a los programas comunitarios de investigación e innovación.

En fin, regreso a casa con la satisfacción de los deberes hechos, pendiente ahora de acompañar en el diseño del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y del programa regional de transición, paso previo a la transferencia de los apoyos financieros. Leo, en todo caso, que hay quien mantiene la crítica a la Unión ante sus propias incapacidades o ausencias de voluntad política. Cruzo ya los Pirineos, y no atisbo a ver las cumbres nevadas de los Picos de Europa, a los que hacía referencia Juan Cueto en sus permanentes viajes a París. Esta tarde los cruzaré. Tampoco se oteaba esta mañana en el despegue desde Zaventem la congestión en Dover (Reino Unido), al otro lado del Canal de la Mancha, territorio de fácil visión en días soleados. Veremos si esos atascos son preludio de peores escenas y mayor caos en apenas unos días. El Parlamento está preparado para este nuevo desafío y los éxitos de estos últimos meses son un acicate para seguir trabajando muy duro por la ciudadanía europea en el nuevo año que está a punto de empezar.