28abr
2016
Escrito a las 10:23 am

(versión íntegra del artículo publicado en La Nueva España de 28/4/16)

En estos meses de colaboración periódica en La Nueva España a través de esta columna, he intentado centrar mis artículos en acercar los asuntos europeos a mis conciudadanos, pero la situación política en España se ha tornado tan compleja, con efectos negativos también en el debate europeo, que no puedo dejar de opinar sobre mi país.

Después de los últimos acontecimientos, parece que repetiremos elecciones en junio. Ciertamente, la incapacidad de los actores políticos españoles para alcanzar un acuerdo se ha revelado como un factor muy negativo, fruto también de la elevada atomización del parlamento. Permítame el lector que no asigne a todos ellos la misma responsabilidad, después de los esfuerzos ímprobos de Pedro Sánchez. Pero, en todo caso, la ciudadanía sabrá valorar el trabajo del PSOE en este periodo que, aún con tan sólo 90 escaños, ha estado intentando hasta el final conformar un gobierno de cambio y progresista en España, el único que ofrecía una potencial mayoría parlamentaria sin contar con el apoyo, por activa o pasiva, de los soberanistas catalanes, que han entrado en bucle.

En todo caso, y con independencia de la valoración de este periodo de negociaciones, los españoles estamos llamados de nuevo a las urnas en las que deberemos dilucidar si apostamos o no por un cambio en la dirección del país.  Sin duda, mucho se discutirá sobre los aciertos de unos y otros en estas últimas semanas, pero el debate de fondo no puede ser otro que la valoración del mandato del Partido Popular con Mariano Rajoy al frente y la verosimilitud de las ofertas de cambio.

En este sentido, parece claro que Podemos no ha aspirado a acelerar el cambio en España. Su juego ha sido otro: intentar desplazar al PSOE. Obviamente, este objetivo es tan lícito como cualquier otro, pero el ciudadano debe valorar si es mejor superar la legislatura del PP o perpetuarlo por omisión. Y este propósito de la formación morada se le ha hurtado al electorado en las pasadas elecciones y parece que va a intentar hacer lo mismo ahora.

Desde las elecciones europeas, Podemos ha presentado a la ciudadanía tres programas enfrentados entre sí. Si en mayo de 2014 apostaban por nacionalizar la banca, en diciembre ya sólo querían construir una banca pública. Si en mayo de 2014 flirteaban con la salida del euro, algo que aún siguen votando en el Parlamento Europeo, ahora han sacado esa propuesta de la primera línea de parrilla, después del fracaso de sus amigos de Syriza en Grecia. Si en mayo de 2014 apostaban por un proceso constituyente, parece que ahora están más cercanos a una reforma. Los partidos en el poder deben acondicionar sus promesas a una realidad cambiante, a veces demasiado cambiante, pero resultan curiosos estos movimientos fuera de cualquier puesto ejecutivo. Según su criterio, la “vieja política” prometía unas cosas y hacía otras al llegar al poder. Ellos cambian, al albur de las encuestas, antes de tener responsabilidad alguna.

Por otro lado, Podemos nació con el ímpetu también de renovar las maneras de hacer política. Hay quien cree que los partidos de izquierda han vivido un proceso de amodorramiento desde mediados de los noventa que les ha ido restando capacidad de atracción, encorsetados en burocracias muy poderosas. Sin embargo, aunque bien identificado el problema, Podemos se ha transformado en muy poco tiempo en un aparato aún más rígido que los demás. Los sistemas de elección de candidatos, cuando no han sido trucados, han mantenido un modelo mayoritario sin espacio para las minorías, más allá de los ajustes de cuentas que hemos visto recientemente en su cúpula. Este modelo de funcionamiento no sólo no ha constituido un modelo de partido más abierto, sino que adolece de los mismos problemas del histórico centralismo democrático.

Asimismo, la corrupción y el abuso de poder están cuestionando los principios de nuestro consenso social, con la imputación del PP por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas, entre otras causas de financiación ilegal. Sin duda, esta realidad aleja a nuestro país de los modelos europeos, donde el centro-derecha no se encuentra acosado por escándalos ni siquiera comparables. Esta corrupción ha abierto las vías a nuevas formaciones, que por recientes más que por otras cuestiones, ganan también apoyo popular. Sin embargo, en muy poco tiempo también, hemos visto a los líderes de Podemos referirse a uno de sus compañeros condenado por agresiones como “preso político”, por cierto como hacen con los aún miembros de ETA en prisión, han apuntado a una supuesta presión policial contra ellos ante las imputaciones contra alguno de sus diputados y ha sido evidente su propio abuso de poder desde el margen de maniobra del que han dispuesto en su pasado universitario. En mi opinión, la corrupción tiene más que ver con el comportamiento individual que con las organizaciones, aun cuando el PP nos está dando razones sólidas de lo contrario.

Por último, pero no por ello menos importante, el liderazgo de Pablo M. Iglesias ha llegado a ser insoportable para cualquier ciudadano con algún de apego a la libertad de pensamiento. No hablaré de su estilo, ni de sus operaciones orgánicas de laminación de la pluralidad de opiniones internas, sino de ese narcisismo que le llevó a estampar su rostro en la papeleta de las elecciones europeas o a apropiarse de la identificación unipersonal con un supuesto pueblo soberano. Ese discurso que no discierne entre las instituciones democráticas, la independencia de poderes y el juego limitado de las mayorías, siempre a disposición del respeto de las minorías, supone un riesgo muy elevado. Su propuesta para comprometer a las instituciones independientes con los objetivos del gobierno, magistrados entre ellos, perfila una visión de la democracia muy alejada de sus principios rectores. Esa supuesta transversalidad ideológica junto a la apelación a las masas, sin intermediación, asientan las bases del pensamiento iliberal tan en boga, por otra parte, en otros países occidentales, desde Estados Unidos a Alemania que amenaza seriamente nuestro sistema constitucional. En todo caso, parece que la transversalidad está dando pasos ahora hacia otros acuerdos, en un batiburrillo en el que se confunden nacionalistas españolistas, independentistas y anti-europeos en una mezcla que entristece a quienes respetamos profundamente el desarrollo de las ideas euro-comunistas que surgieron en los años ochenta y tras el importante papel jugado por el Partido Comunista en la transición.

En fin, resulta necesario hacer un llamamiento a los ciudadanos que en diciembre decidieron apoyar a Podemos, no sólo a la luz de la clarificación de sus intenciones. No podemos hablar de Podemos como una fuerza monolítica, aún a pesar del trabajo de su líder en tal propósito, sino que más bien esa formación aúna a clásicos militantes de la extrema izquierda y/ nacionalistas, jóvenes o maduros, que durante años han estado pululando por partidos sin futuro alguno, junto a votantes de una generación, la mía, que ha sufrido con especial virulencia la crisis. Pero, ahora, dudo que se pueda repetir.

El escenario político español necesita una profunda renovación, pero esa revisión pasa más por otras personas, como está haciendo el PSOE, que por la proliferación de nuevas organizaciones con los mismos o peores vicios que la de los partidos fundacionales de la Constitución. Confío también que durante este tiempo de tribulaciones, los ciudadanos hayamos captado estas diferencias y la necesidad, por otra parte, de dar carpetazo a estos ya cuatro años y medio del Partido Popular, para lo cual se necesita una victoria del PSOE, ante los complejos de quienes sólo quieren dividir aún más nuestro país.

24abr
2016
Escrito a las 7:21 pm

Intensa jornada europeísta la de este viernes en Asturias en compañía de Ramón Jáuregui. Tras un encuentro con las secciones sindicales de ArcelorMittal para analizar la preocupante situación de la siderurgia en Europa, tuvimos el placer de debatir sobre los 30 años de España en la Unión con los alumnos y profesores del ovetense IES Pando, que participan en el concurso Euroscola 2016 que convoca la Oficina del Parlamento Europeo en España.

La situación europea fue también el tema del posterior seminario con asociaciones europeístas. Una excusa perfecta para un interesantísimo debate que se extendió hasta entrada la tarde .

Finalmente participé en la mesa redonda “Ventajas y desventajas de la pertenencia a la Unión Europea” dentro del proyecto “Vivir Europa”. Un placer compartir mesa con Joan Pagés,  Mª. José Rodríguez y el profesor Mariano Abad.

FullSizeRender-1 (2)

FullSizeRender (5)

FullSizeRender (4)

FullSizeRender (3)

FullSizeRender (2)

16abr
2016
Escrito a las 9:50 am

Ayer pude conocer con más profundidad la situación de la Unidad Terapéutica Educativa de la prisión de Villabona gracias al colectivo de defensa de la UTE, la asociación de familiares de los internos y el diputado Antonio Trevín. Una iniciativa que nos devuelve la esperanza de que la reeducación y la reinserción que exige nuestra Constitución no son solo palabras. Una iniciativa justa que incomprensiblemente está sufriendo un acoso implacable por parte del Gobierno central.  Otra prisión es posible. La UTE de Villabona, pese a los ataques, lo sigue demostrando día a día.

Por la tarde aprendí en Gijón del compromiso y experiencia de las entidades sociales y cooperación de la ciudad en la reunión de trabajo organizada por el Grupo Municipal Socialista sobre la crisis de los refugiados. Muy instructiva también la posterior charla-coloquio sobre el tema con Javier Mahía (responsable territorial de ACCEM Asturias) y Alfonso Delgado (director de cooperación internacional de Cruz Roja Asturias).

No pude acudir, como hubiera deseado, al debate entre los cuatro candidatos a Rector de la Universidad de Oviedo que organizó la Agrupación Socialista ovetense. Mi enhorabuena a mi agrupación por su iniciativa, a los candidatos por aceptar la invitación y al público que abarrotó la Casa del Pueblo por demostrar con su asistencia que los socialistas sabemos de la importancia que nuestra UNIOVI tiene para el futuro de Asturias.

  2016_04-15 Jonás y Trevín UTE Villabona

2fadf4713e4643f49d1522452bd9aa70

01f941c21d93f117ca4f697cdc99a91d

Este sábado ha asistido a la conferencia “Cómo avanzar hacia una Europa Federal” organizada por la Unión de Federalistas y Europeístas de España para escuchar a Enrique Barón y Eugenio Nasarre, magníficamente moderados por Pilar Llorente Azúa. Una gran actividad!

uef españa foto 2   uef espana foto 1

14abr
2016
Escrito a las 8:46 am

(Artículo publicado en La Nueva España– 14/4/2016)

Aunque el título de esta columna evoque a un potencial maravilloso viaje partiendo de un pequeño ducado, que ha sobrevivido como entidad autónoma durante siglos aunque sujeto a distintas ocupaciones, hasta llegar a un país de reciente fundación, ideado en Washington para controlar la vía de comunicación marítima entre los dos grandes océanos mundiales, el lector habrá adivinado que este artículo versa sobre los últimos escándalos tributarios. Quizá como ejemplo de la justicia poética que a veces se descubre en este mundo, uno y otro caso están suponiendo un acicate extraordinario para las nuevas medidas antifraude que Europa está impulsando, aunque casi siempre con los obstáculos de los gobiernos nacionales. Se ha tardado demasiado tiempo pero estamos ante una oportunidad que no podemos desaprovechar.

El escándalo de Luxemburgo (Luxleaks) focalizado en los acuerdos ad hoc entre el Estado con grandes multinacionales para hacer aflorar allí los beneficios obtenidos en otras jurisdicciones, ha supuesto un antes y después en la lucha contra la evasión y la elusión fiscal. Ciertamente, la posición de Jean-Claude Juncker, como antiguo primer ministro luxemburgués ahora en la presidencia de la Comisión, podría haber supuesto un hándicap. Sin embargo, la apertura de una comisión especial en el Parlamento para la investigación de esos acuerdos tributarios al igual que el estudio impulsado por la Comisaria de la Competencia, Margrethe Vestager, dejaron a Juncker con una única salida: ponerse al frente de tal ofensiva. Siguiendo el refrán por el que “el hábito hace al monje” y seriamente tocado en su credibilidad, Juncker cambió de sombrero con rapidez para acabar apoyando la estrategia tributaria de su Comisario de asuntos económicos, el socialista Pierre Moscovici.

Seguir Leyendo

Hoy he recibido a un grupo de alumnos del Colegio Público “Aurelio Menéndez” de Ibias.

Espero que con esta visita estos jóvenes hayan reforzado su visión europeísta. Quiero agradecer la gran labor de los profesores que los acompañaban y que con su trabajo han contribuido a que el colegio ibiense sea un referente educativo en Asturias.

Hasta otra. Un abrazo desde vuestra casa!

foto con grupo ibias estrasburgo

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






    la dirección de correo a la que llegarán los emails.

    Ver política de privacidad y aviso legal