06Jan
2017
Escrito a las 10:39 am

Un auténtico placer colaborar de nuevo con Sus Majestades de Oriente en su reparto en la capital del Principado. Espero que no hayamos cometido ningún error y que todos hayan recibido sus regalos puntualmente y a plena satisfacción.

 

 

05Jan
2017
Escrito a las 10:19 am

Artículo publicado en mi sección quincenal “Tarjeta Azul” de La Nueva España el 5 de enero de 2017

Malta inicia el año con la responsabilidad de dirigir los trabajos del Consejo de la Unión Europea durante todo este primer semestre, dentro del sistema de presidencias rotatorias. España asumía esta labor durante la primera parte del año 2010, justo cuando la crisis fiscal griega amenazó con expandirse por toda la Unión con efectos autodestructivos sobre la propia moneda única. Este modelo de presidencias semestrales rotatorias necesita una reinvención, dado que en la actualidad apenas introduce dinamismo en el trabajo comunitario y se ha convertido ya en una rutina burocrática en la que muchas veces pequeños países, con una administración relativamente pequeña, se ve al frente de todo el aparato institucional de la Unión sin la fuerza necesaria para orientarlo.

Ciertamente, el modelo institucional de la Unión no es muy sencillo, y se complica aun cuando se explica con claridad. De algún modo, la Unión tiene una “Jefatura de Estado”, el Consejo Europeo, conformado por los Jefes de Estado o de Gobierno de cada uno de los Estados Miembros, coordinados por un Presidente, en la actualidad Donald Tusk. Esta “Jefatura del Estado” coral marca la guía del trabajo del resto de instituciones europeas. Por otra parte, la Unión, tienen una institución ejecutiva, la Comisión Europea, liderada ahora por Jean Claude Juncker, que es elegido por el Parlamento Europeo a propuesta del Consejo Europeo, al igual que en nuestro país el Presidente del gobierno es elegido por el Parlamento a propuesta del Rey. De algún modo, el poder ejecutivo está repartido entre el Consejo Europeo y la Comisión.

Seguir Leyendo

 

La entrevista con el eurodiputado Jonás Fernández (Oviedo, 1979) comienza con una pregunta muy sencilla.

¿Quiere usted ser el próximo secretario general del PSOE?

Desde el Comité Federal de los gritos que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez, el líder depuesto y Susana Díaz se convirtieron inmediatamente en los principales favoritos. Desde entonces, se han encargado de protagonizar actos que, quien quisiera, los interpretasen en clave de precampaña interna, jamás ocultada en privado. En paralelo surgieron otros nombres. El que suena con más fuerza es el del diputado y exlehendakari Patxi López, bautizado por unos y otros como posible “tercera vía” que superase el antagonismo entre Díaz y Sánchez y evitase un cruento enfrentamiento.

Pero, ¿por qué no alguien más joven, menos conocido y menos significado? Las especulaciones se desataron en el PSOE, que recuerda cómo un desconocido para la opinión pública, José Luis Rodríguez Zapatero, se hizo con el timón del PSOE frente al barón favorito, José Bono, y cuatro años después se mudaba a la Moncloa. Ante ese espejo situaron en el PSOE al diputado por Teruel Ignacio Urquizu. Luego llegó el nombre de Jonás Fernández, excolaborador del exministro Carlos Solchaga y del que otro exministro, Javier Solana, tiene una inmejorable opinión. “Si el nivel está tan bajo, ¿por qué no podría dar otro la sorpresa?”, explica en conversación con este diario otro exministro socialista.

Pero, utilizando la historia del profeta bíblico, Jonás Fernández se queda en la ballena europea donde se siente cómodo. “No, esto no está en mi agenda ni en mis preocupaciones. Mi compromiso en estos momentos pasa por acabar la legislatura en el Parlamento Europeo y después ver si el partido quiere seguir contando conmigo allí, si yo estoy en condiciones de seguir o si quiero volver a la vida profesional. Ya veremos”, explica en conversación con EL ESPAÑOL.

Seguir Leyendo

30Dec
2016
Escrito a las 8:31 am

 

 

“¿Agoniza Europa?”. Es la pregunta sobre la que debatimos ayer en la tertulia de la RPA “Asturias al Día“, con Ángela Vallina (Eurodiputada de IU), Begoña Calleja (miembro de la dirección del PP de Asturias) y Diana Sánchez (diputada de C’s en la Junta General del Principado). Estupendo trabajo de Roberto Pato y de todo su equipo

Escuchar tertulia

Artículo publicado en mi sección quincenal “Tarjeta Azul” de La Nueva España el 22 de diciembre de 2016

Hace apenas unas semanas, Martin Schulz, el socialdemócrata presidente del Parlamento Europeo anunciaba que no aspiraba a continuar en esa responsabilidad en la segunda parte del mandato y que retornaba a la política alemana para competir por un escaño en el Bundestag en las elecciones germanas del próximo septiembre. No sabemos aún si se presentará también a liderar la Cancillería, pero su salida de la escena europea han abierto enormes interrogantes en cuyas respuestas nos jugamos mucho todos los europeístas.

La práctica parlamentaria en Europa siempre ha instituido una renovación de facto de la presidencia del Parlamento tras los dos primeros años y medio, pero esa misma costumbre ha conducido también a que nunca los tres principales puestos en la instituciones comunitarias, a saber, las presidencias del propio Parlamento, de la Comisión y del Consejo Europeo, han estado en manos de una misma familia política. De este modo, el recambio en la presidencia del Parlamento, y su paso a algún miembro del Partido Popular, supondría un monopolio institucional conservador y no sería en absoluto reflejo de los resultados electorales que se han venido produciendo en los últimos años en los diferentes Estados Miembros, ni obviamente en las elecciones al Parlamento Europeo de 2014.

Seguir Leyendo

  • Suscríbete a mi Blog
    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






    la dirección de correo a la que llegarán los emails.

    Ver política de privacidad y aviso legal