Premios «Princesa», los premios de Asturias

28 octubre 2022
La nueva España 

La semana de la ceremonia de entrega de los premios “Princesa” es, sin duda, especial para Asturias. Se trata de una semana en la que nuestra comunidad autónoma se sitúa en el frontispicio de la actualidad política y cultural nacional, europea e internacional. Y en la que, además, tal y como subrayaba el dramaturgo Juan Mayorga -que recibirá esta tarde el galardón de las Letras-, la sociedad asturiana en su conjunto participa activamente en los distintos encuentros con los premiados.

Quienes reciben estos reconocimientos son personas, organizaciones o instituciones que destacan por sus aportaciones en los campos del arte, las ciencias, la literatura, los deportes o la defensa de los derechos humanos. Ámbitos todos ellos que, por cierto, reflejan fielmente los valores humanistas que sustentan las democracias liberales y sobre los que se asienta la vocación de unidad paneuropea, materializada hoy en la UE.

Desde las artistas flamencas Carmen Linares y María Pagés hasta el periodista polaco y activista por la defensa de la democracia Adam Michnik, pasando por la regatista Ellen Macarthur: el trabajo y dedicación de todos los premiados de esta edición, a quienes felicito con entusiasmo, hacen a nuestra sociedad más rica y a nuestra ciudadanía, más libre.

Me gustaría, no obstante, destacar en esta ocasión a la Fundación Olímpica para los Refugiados y el Equipo Olímpico de Refugiados, “Princesa de Asturias” de los Deportes 2022. Un reconocimiento especialmente pertinente en el contexto bélico en el que nos encontramos, que ha motivado la activación de la directiva de la UE que permite la acogida ilimitada de personas procedentes de Ucrania. Al contrario de lo ocurrido en la crisis migratoria provocada por el conflicto en Siria, Europa ha estado ahora a la altura, y este debe ser el camino a seguir cuando se produzcan situaciones similares en el futuro. La existencia de un Equipo Olímpico de Refugiados representa la esperanza de reconstruir una vida plena para las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares huyendo del horror de la guerra. Mi más sincera enhorabuena por este merecido galardón.

El éxito de los premios “Princesa de Asturias” y su programa asociado no sería posible sin el brillante trabajo del equipo de la Fundación Princesa de Asturias, liderado por su presidente, Luis Fernández-Vega; su secretario general, Adolfo Menéndez; y su directora, Teresa Sanjurjo. Fernández-Vega ha desarrollado una gran labor durante sus cuatro años de mandato, que tocan ahora su fin. Quisiera transmitirle a través de estas líneas mi reconocimiento y agradecimiento.

Tras verse obligado a renunciar por motivos de salud Mauro Guillén -prestigioso catedrático y profesor de la Universidad de Cambridge, a quien deseo una pronta recuperación-, Ana Isabel Fernández asumirá el próximo mes de diciembre la presidencia de la Fundación Princesa de Asturias. Ovetense, catedrática de Economía Financiera y rectora de CUNEF -universidad especializada en estudios de la rama económica-, será la primera mujer en acceder a este cargo. Felicidades y mucha suerte y aciertos, Ana Isabel.

El prestigio y buen hacer de la Fundación, así como el éxito organizativo de la ceremonia de entrega de los galardones -que a buen seguro se repetirá en esta edición-, refuerzan la proyección europea e internacional de Asturias y repercuten positivamente en nuestros pueblos y ciudades, empresas, instituciones y ciudadanía. Un año más, muchas gracias a las personas que lo hacen posible y… ¡feliz día de los premios “Princesa de Asturias” a todos y todas!